Las tenistas madres regresarán a las pistas con su ránking previo al embarazo

SPORTYOU

Serena Williams

La WTA ha emprendido una serie de medidas para mejorar la competición y competitividad de sus tenistas, entre las cuales se encuentra una que fomentará la conciliación entre la maternidad y el deporte de alto nivel. A partir de 2019, las tenistas que sean madres podrán regresar tras el parto al circuito con el ránking anterior a su embarazo en 12 torneos durante los siguientes tres años después del parto.

Hasta el momento, sólo se mantenía protegido en ocho torneos durante los siguientes dos años, lo que obligó a muchas tenistas a forzar su regreso.

Esta es una vieja lucha de las tenistas, especialmente después de que Serena Williams haya sido madre en este 2018 y se haya convertido en la punta de lanza de la batalla. El punto más crítico fue en Roland Garros, cuando la organización vetó el traje postparto de la tenista estadounidense con el que quería combatir los efectos propios de un alumbramiento para una mujer.

La WTA también ha decicido que las tenistas podrán jugar con la vestimenta que quieran, como los pantalones de compresión que usó Williams en el torneo parisino, y sin necesidad de usar falda o vestido.

Con esta decisión, la WTA acaba de manera tácita con el tratamiento de un embarazo como si fuera una lesión o una enfermedad. Esta situación obligaba a muchas tenistas a postergar la maternidad hasta acabada su carrera, o bien renunciar a algunos de sus mejores años deportivos para poder ser madre y no sufrir las consecuencias en su labor profesional.

El caso de la menor de las Williams es un ejemplo. Para mantenerse al 100% deportivamente, postergó su maternidad hasta los 37 años, lo que le permitió seguir luchando por el número 1 del mundo. Victoria Azarenka eligió ser madre por encima de sus retos deportivos, y en 2016 decidió parar durante un año para dar a luz. En ese momento, era número 3 del mundo y tuvo que forzar su vuelta.

Rate this post